Como presentar el plan de salvacion

COMO PRESENTAR EL EVANGELIO

Consideraciones Previas:

Lo que sigue a continuación es una orientación para ayudar a testificar a tus familiares, compañeros y amigos.

Recordemos que la responsabilidad es solo presentar el mensaje de salvación de la mejor manera posible. No es nuestra tarea convertir a la gente ya que esto es algo efectuado sobrenaturalmente por el Espíritu Santo y no depende de nuestra elocuencia o de tu capacidad humana. Debemos depender de la dirección del Espíritu Santo para determinar la persona, el momento apropiado y las palabras convenientes para que nuestro testimonio tenga la mayor efectividad.

Es recomendable orar de manera definida por la obra del Espíritu Santo sobre la persona antes, durante y después de testificarle.

Hagamos la obra con amor y paciencia.

Nunca discutamos. Las discusiones nunca ayudan a ganar a las personar sino a alejarlas de Cristo. Podremos ganar la discusión, pero habremos perdido un alma.

No nos desanimemos si algunos no aceptan nuestro testimonio, o no se convierten. Otros lo harán. Sigue orando e insiste. No nos están rechazando a nosotros, sino a Cristo. Recordemos la oración de Jesús a favor de los que le crucificaban.

¿Como comenzar?

Interesarnos por la vida de la persona a quien testificamos. Quizá tengamos que comenzar hablando de temas generales o seculares.

Introduzcamos gradualmente el tema espiritual, de una manera natural y no forzada. Si notamos que la persona no quiere entrar en el tema, no insistas. Ora para que Dios te dé otra oportunidad.

Demos nuestro testimonio personal en forma breve, recalcando los aspectos positivos, y dando siempre el primer lugar al Señor.

Dos preguntas de diagnóstico:

Si no conocemos a la persona, estas preguntas  ayudarán a descubrir con mucha probabilidad su verdadera condición espiritual. Si la conocemos y sabemos que no ha nacido de nuevo, nos puede ayudar a entrar en el tema.

Si murieras hoy, ¿Estás seguro de que irías al cielo?. Si responde que no está seguro o segura, podemos contarle como nosotros tampoco lo estábamos, hasta que descubrimos por la Biblia que sí era posible estar seguro. Si nos responde que sí está seguro, no lo contradigamos. Entonces podemos añadir la siguiente pregunta.

Supongamos que mueres esta noche y tienes que presentarte ante Dios. Si El te preguntara: ¿ Porqué debo permitirte entrar al cielo?, ¿ que le responderías?. Si da cualquier otra razón que no sea la fe en la obra de Cristo en la cruz, sabemos que probablemente no ha nacido de nuevo. Es muy común que estén confiando en sus buenas obras o en que no hacen daño a nadie porque son buenos.

Sin necesidad de decirle que está equivocado/a, y reconociendo lo importante que es todo esto, podemos comenzar a presentarle el plan de salvación, con todo el entusiasmo que el Espíritu Santo ponga en nuestro corazón.

Observemos el siguiente bosquejo, el nos ayudará en la conversación y conducción de la persona a Cristo:

1.- Dios ama al ser humano: Juan. 3:16

2.- Pero, el hombre es pecador: Romanos. 3:23

3.- Y el pecado tiene un castigo: Romanos. 6:23

4.- Cristo sufrió nuestro castigo: Romanos. 5:8

5.- Es por esto que nuestra salvación es gratuita: Efesios. 2:8-9

6.- Debemos recibir a Cristo como nuestro Salvador: Juan. 1:12

7.- Y… reconocerlo como el Señor de nuestra vida- Romanos. 10:9

Guiándolo a la decisión:

Este momento debe transcurrir oración mediante, pidiendo que el Espíritu Santo obre en el corazón de la persona.

La pregunta calificadora:

¿Has entendido bien lo que Cristo ha hecho por ti?

¿Te das cuenta de que Cristo quiere entrar en tu vida como tu Salvador y como tu Señor, perdonar tus pecados y darte vida Eterna?

Si la respuesta es afirmativa, prosigue a

La pregunta de decisión:

¿Quieres confiar solamente en Cristo para el perdón de tus pecados y para tu salvación?

¿Estás dispuesto a arrepentirte de tus pecados y seguir a Cristo?

¿Quieres recibir a Cristo como tu Salvador y como el Señor de tu vida?

Si la respuesta es afirmativa, pídele que repita junto con nosotros:

La oración de decisión, con palabras como éstas:

“Señor Jesús, reconozco que soy pecador/dora, y que necesito tu perdón. Me arrepiento de mis pecados. Creo que pagaste por ellos al morir en mi lugar, pero que luego resucitaste y que vives para siempre. Te invito a entrar en mi vida como mi Salvador personal. Te reconozco como el Señor de mi vida. Recibo la vida eterna que me ofreces. Te doy gracias de este hermoso regalo en el nombre de mi único y suficiente salvador Cristo Jesús, Señor y Dios Mío”.

Terminemos orando por la persona:

Demostrémosle confianza y reafirmemos la seguridad del perdón de sus pecados y de la vida eterna, dando gracias y la gloria a Dios.

Además es imprescindible comprender y practicar los métodos de evangelización que podemos observar en el ministerio de los evangelistas en el Nuevo Testamento.

Su ministerio involucró:

  • Proclamación de las grandes verdades del evangelio, sobre todo la verdad central de «Cristo crucificado»          (1 Corintios 1:23). Pero las buenas nuevas de la cruz tan sólo se pueden comprender a la luz de las malas nuevas en cuanto a nuestro pecado, y nuestro pecado sólo se comprende a la luz del carácter de Dios. Así que también incluyeron estas verdades.

 

  • Explicación de las grandes verdades del evangelio. Las personas en general hoy carecen de un trasfondo bíblico, así que declaraciones del evangelio son inadecuadas si no se explican y enseñan correctamente (Mateo 28:19, 20). Las personas necesitan enseñanza del evangelio; no sólo enseñanza, no sólo evangelización sino una combinación de los dos.

 

  • Invitación a reaccionar a estas grandes verdades del evangelio. El evangelio exige una reacción, una reacción del corazón; y los apóstoles siempre desafiaban a sus oyentes inconversos a reaccionar ante lo que habían oído (Hechos 2:38; Hechos 13:39; Hechos 16:31). Esta no es una reacción física sino una respuesta del corazón a Dios el Espíritu Santo según él nos convence y nos señala a Jesucristo.

 

  • Aclaración de lo que sucede cuando un pecador confía en Cristo y lo que significa el convertirse y vivir como cristiano (Hechos 3:26; Hechos 14:15; 2 Corintios 5:17; 1 Tesalonicenses 1:9).
About these ads

2 pensamientos en “Como presentar el plan de salvacion

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s